domingo, 26 de mayo de 2024

Oliver, la tortuga o un poema que dice muchas cosas…


 De vez en cuando releemos un poema que dice cosas o mejor dicho, que nos dice cosas por las cuales hasta nos comprendemos…

 Mary Oliver en traducción de Foglia/Leiderman:

 

La tortuga

 

"Irrumpe desde la textura

azul oscura del agua, arrastra

su caparazón, su escudo, su moho

entre la orilla y los juncos

marismas y más allá

hasta la arena amarilla

para cavar con su pata torpe

un nido, y acurrucarse

esparcir sus huevos blancos

en la oscuridad, y pensás

 

en su paciencia, su fortaleza

su voluntad para realizar

aquello para lo que nació-

y te das cuenta de algo más-

ella no está pensando en

aquello para lo que nació.

Solamente está colmada

de un antiguo y ciego deseo.

No es suyo siquiera pero llegó hasta ella

con la lluvia o el viento suave

como un umbral a través del cual

su vida pudo seguir adelante.

 

Ella no puede verse

distinta del mundo

o el mundo no es más que

lo que ella hace cada primavera.

Arrastrándose, hasta lo alto de la colina,

luminosa bajo la arena que ha cubierto su piel,

no sueña,

sabe que es

 

parte de la laguna en donde vive

y los árboles son sus hijos

y los pájaros que nadan arriba suyo

están atados a ella por una cuerda

imposible de romper."

 

Mary Oliver

 

 


The Turtle

breaks from the blue-black

skin of the water, dragging her shell

with its mossy scutes

across the shallows and through the rushes

and over the mudflats, to the uprise,

to the yellow sand,

to dig with her ungainly feet

a nest, and hunker there spewing

her white eggs down

into the darkness, and you think

 

of her patience, her fortitude,

her determination to complete

what she was born to do----

and then you realize a greater thing----

she doesn’t consider

what she was born to do.

She’s only filled

with an old blind wish.

It isn’t even hers but came to her

in the rain or the soft wind

which is a gate through which her life keeps walking.

 

She can’t see

herself apart from the rest of the world

or the world from what she must do

every spring.

Crawling up the high hill,

luminous under the sand that has packed against her skin,

she doesn’t dream

she knows

she is a part of the pond she lives in,

the tall trees are her children,

the birds that swim above her

are tied to her by an unbreakable string."

 M.O.

 



sábado, 25 de mayo de 2024

Cannes, porque parece más real

 Este año se nos dio por hablar un poco sobre el festival de Cannes (que culmina justamente hoy). Supongo que se debe a que, en el imaginario de los no tan especializados (grupo en el que me incluyo), es un festival que está siempre jugando una pulseada con el tan afamado Oscar: “Pero tal film está nominado para el Oscar. _Sí, pero en Cannes…” y conversaciones similares se repiten y se combinan mil veces siendo una y la misma.

 Hoy diríamos, para agregar a la controversia, que Cannes nos resulta más real. Más sinceramente cinéfila. Sin duda que genera sus "corrillos" o chusmeríos, sus notas superfluas de vestido y alfombra roja, pero prevalece aún el cine. En la entrega de los Oscar, nos da la sensación de que lo superfluo se ha devorado lo esencial. Estamos más pendientes de la conducción, la gala y toda la galería que por sobre el verdadero cine. El episodio cumbre de la bofetada de Will Smith a Chris Rock pudo haber dado rédito mediático, pero parece haber agotado a los amantes de las películas, sobre todo cuando parece que no fue más que pura ficción porque de hecho ya había sucedido casi como una réplica. Es que no nos gusta que nos hagan tragar como real lo que es ficción, cada cosa en su lugar…

En fin, de paso no olvidemos que ganadoras de Cannes fueron:

. “El Tercer Hombre” (The Third Man, 1949)

. “La Dolce Vita” (1960)

. “Apocalipsis Now” (Apocalypse Now, 1979)

. “Tiempos Violentos” (Pulp Fiction, 1994)

. “Parasite” (Gisaengchung, 2019)












viernes, 24 de mayo de 2024

Tarantino tiene derecho a coquetear

 


 Había jurado, Quentin, que se retiraba con su décimo film y a sus sesenta años. En principio, sería el décimo si contamos las dos Kill Bill como una, un aspecto técnico. Por otro lado, no nos parece tan mal siendo que los grandes directores no están dejando grandiosidades en sus producciones “últimas” y si lo citamos a él mismo lo constatamos: “Los directores no se vuelven mejores cuanto más mayores se hacen. Habitualmente las peores películas de su filmografía son las cuatro que hacen al final”.

 Pero dicho esto también podríamos decir que no pocos hicieron maravillas siendo sexagenarios…

 En fin, Quentin, nos gustaría que la hagas, a ver qué pasa. Se iba a llamar “The Movie Critic” y ya tenía apalabrada la participación de uno de sus actores emblemáticos: Brad Pitt

 Nos quedamos con la curiosidad, ya se sabe que si te dicen que te van a mostrar algo y luego no…

 

 

 

domingo, 19 de mayo de 2024

Megalópolis, una en favor de Coppola

 

"Megalópolis"

 Mientras la crítica sigue destrozando con sus lenguas y sus plumas el film"Megalópolis" (no nosotros que no la hemos visto, porque, para colmo de males, parece que la película no goza de una aceitada distribución, ya la red hará su magia), decíamos que, mientras la crítica hace lo suyo, deberíamos reconocer algo muy a favor de Francis Ford Coppola: la realización se hizo con su aporte financiero. Francis puso unos 120 millones de dólares y, en una industria y en un mundo donde muchos se mandan macanas con dinero ajeno, lo suyo es de valorar y mucho.

 Cierto es que no lo ha arriesgado todo, como lo hiciera John Wayne con “El Álamo”, que si no le salía bien se quedaba literalmente en la calle. Pero lo de Francis Ford tiene mucho valor. Ya sabemos que "los que más tienen menos dan", por ende, su actitud es de una nobleza memorable. Además, coronó su jugada con una gran frase: “El dinero no importa. Mis hijos, sin excepción, tienen maravillosas carreras sin necesidad de una fortuna. Lo importante son los amigos”.

 Así se hace amigo Francis, dos pulgares arriba en tu honor, “en la mano, mi sombrero”, hoy brindo a tu salud.


"El Álamo"



 

 

 

 

sábado, 18 de mayo de 2024

Megalópolis y los abucheos…



 “La gente es mala y comenta” se suele decir desde antaño. Y, como muchos no tenemos oportunidad de estar ahí presente en donde las cosas suceden y, como claramente, no se puede estar en todo momento en todas partes, pues nos movemos por comentarios. ¿Qué otra cosa es la Historia? Sino un comentario, un decir sobre algo que sucedió expresado por otros (otros que tampoco estuvieron allí, por lo general)…

 Dejando de lado estas reflexiones que podrían hacernos escribir alocadamente, tomamos los comentarios que dan cuenta de que la gran película de Francis Ford Coppola, la última que acaba de presentar en Cannes, su obra maestra en la que puso empeños y esperanzas de una vida, fue abucheada en dicha presentación.

 No es de extrañar. Acaso los creadores ya deberían saber que las cosas suelen ser así y cuando decimos creadores, decimos cineastas, escritores, músicos y más. En general, la gran obra, la mejor de cada creador, surge como “al pasar”. La joya creativa es aquel objeto en el que no tenían ni tantas expectativas ni tantas esperanzas. En cambio, aquello que se crea con la intencionalidad de “monumento artístico” suele ser o no tan monumento o un fiasco. Viene a mi mente ahora las esperanzas de Conan Doyle sobre sus novelas históricas y su desdén para con Sherlock Holmes. Sin embargo, nos gustaría conocer a alguien que haya leído alguna de las novelas históricas de Doyle

 En fin, tendremos que ver “Megalópolis” (ya el nombre nos da una idea de empeño desproporcionado).

 Leímos un comentario que dice: “La diferencia con sus inmediatas predecesoras está en la desmesurada ambición de Megalópolis, una película que pareciera querer decirlo todo sobre el estado del mundo (y para los estadounidenses el mundo suele reducirse a Nueva York) y termina diciendo poco y nada, tarde y mal…” (Luciano Monteagudo). Bueno, es un error recurrente de la visión norteamericana de las cosas. A esta altura de la historia, nos parece tan reiterativo como irremediable. La visión tan subjetivamente estadounidense aplicada a todo ya es asumida con piedad en todos los ámbitos de seriedad cinematográfica y académica en general. Algo similar a la compasión que se tiene por un amigo rengo…

 Pero diremos más sobre este film…

martes, 14 de mayo de 2024

La extraña proliferación de la solidaridad virtual

 Es muy cierto que el tan mentado algoritmo nos ofrece siempre más o menos de lo mismo en lo que andamos siempre.

 Es una especie de “madre” insistente que ofrece la misma sopa al niño que alguna vez demostró cierta afición por una sopa.

 Pero, convengamos que hay ofertas que son llamativamente reiterativas. Más que ofrecimientos, hablamos de una especie de tendencia de todos los influencers por recomendarnos lo bueno:

Debes:

. ver esta película

. leer este libro

. desayunar

. desayunarlo correcto

. hacer ejercicios físicos

. hacer estos ejercicios físicos y no otros

. sostener cierta actitud ante la vida

. contestar esto a los adversarios

. comportarnos así en el trabajo

. trabajar siempre

. no trabajar mucho

. tomar vacaciones

. tomar vacaciones en estos destinos y no otros

. protegernos del sol de esta manera

. amar así

. no amar asá

. etc.

 Uno recorre las redes y percibe que todo el mundo no hace más que aconsejarnos para que estemos mejor, dando por hecho claro, que lo que estamos haciendo, sea lo que sea, lo estamos haciendo muy mal, de hecho, nos estamos haciendo mucho daño desde que nacimos.

 Menos mal que tenemos a esta inmensidad de salvadores para salvarnos de nosotros mismos…

 

lunes, 13 de mayo de 2024

Una selección poética de árboles y flores…

 



 El sauce 

“Crecí en medio de un poblado silencio

dentro de la cuna fría del naciente siglo.

Las voces humanas no me tocaban.

Eran las voces del viento lo que oía.

Concedí mis favores a las badanas y a las yerbas malas,

pero lo más preciado, para mí, fue el sauce plateado,

gran compañero a través de los años,

cuyas llorosas ramas

avivaron con sueños mi insomnio.

Increíblemente he sobrevivido:

afuera solo un tronco cercenado permanece. Ahora otros

sauces

recitan bajo nuestros cielos

con voces alienadas.

Y yo quedo en silencio, como si hubiera perdido un hermano.”

 Anna Ajmátova

 

 

Haiku 

“Ante este blanco

crisantemo, las mismas

tijeras dudan.”

Yosa  Buson

 


 Amenaza

“Podés vivir por años al lado

de un gran pino, honrada de tener

un vecino tan venerable, aun cuando

suelta sus agujas encima de tus flores

o te despierta en medio de la noche

tirando grandes piñas en tu patio.

Y sólo cuando, antes de amanecer

durante el equinoccio vernal, un año, el viento

se levanta y se levanta, trayendo la imagen

de barcos arrojados como cáscaras de nuez

entre enormes murallas de olas que avanzan,

te das cuenta de que siempre,

debajo del respeto, debajo de tu fe

en la belleza del pino, está

el miedo de que un día se caiga

sobre tu casa, sobre tu cama,

sobre lo frágil de la segura

cotidianeidad a la que casi

te has acostumbrado.” 

Denise Levertov

  


Nostalgia de retama 

“Dos pétalos combados como uñas

o gargantas frescas de pálido

amarillo exterior,

oscureciendo hacia un centro frío

de dudoso azul, aéreas

sobre la fina vara articulada:

tan presentes en su olor pastoso

de pesado desplazamiento

Algo que recuerda fuera de época

una circulación melancólica

por mi cansada red nerviosa:

hasta crear en el cerebro

la melodramática visión

de un orden que incluyera

todo lo que el mundo lleva perdido.”

Joaquín O. Giannuzzi