miércoles, 17 de julio de 2024

Los alimentos como ficción…

 


 Hace tiempo, existían verdades cotidianas indiscutibles, diriamos “sacrosantas”: andar desabrigado en invierno produce gripe, meterse al mar haciendo la digestión es una práctica mortal, no comer durante horas puede ser peligroso y etcéteras.

 Entre los etcéteras estaban las bondades totales y absolutas de beber leche a lo largo y ancho de la vida.

 Hoy todas esas “verdades” fueron refutadas, y una vez refutadas, fueron refutadas las refutaciones. Así que cada tanto, nos aparecen voces en favor de la leche y voces en contra. De la leche como de cualquier otro alimento…

 Haciendo un simple ejercicio, podemos leer en la red a primeras pruebas: “Los investigadores de Harvard señalan que el alto consumo puede incrementar el riesgo de padecer cáncer de próstata y de ovario. Además, afirman que el consumo diario de productos lácteos aumenta los niveles de grasas saturadas y de vitamina A, lo que hace que los huesos se debiliten…”

 https://www.orliman.com/la-leche-buena-mala-la-salud/

 Por otro lado, uno de los diarios más leídos de estas tierras, acaso el que más, pone una nota hoy mismo a todo tamaño diciendo que, ahora sí, se dieron cuenta de todo lo contrario de lo que acabamos de decir más arriba: La leche es un alimento natural, rico y nutritivo, fundamental en una alimentación saludable y para seguir un estilo de vida activo. No importa la edad, existen muchas razones para tomar leche…”

https://www.clarin.com/brandstudio/alimento-enormes-beneficios-importancia-consumir-leche-cualquier-edad_0_M89j9tPE9j.html

 Y si nos ponemos suspicaces, seguramente encontraremos en el mismo portal de noticias, notas con “incuestionables” pruebas opuestas de lo que hoy acaban de publicar.

 Tal vez, debemos ir asumiendo que todas las consideraciones alimentarias no son más que un nuevo género de ficción…



lunes, 15 de julio de 2024

El teléfono como era y ya no es ni será...

 



 En nuestras manos, dos años después de ver la luz editorial está el “¿Hola? Un réquiem para el teléfono” de Martín Kohan.

 Estamos de acuerdo que es "ensayo jocoso", "reflexión acertada","caleidoscopio de observaciones",  "compilación de brillantes ideas" en torno a aquel artefacto que ya ha sido de tal modo superado que, las nuevas generaciones, apenas conciben que haya existido y que fuera como lo fue tan importante.

 Breve, pero no deja prácticamente nada fuera de reflexión: la comunicación humana, los amores, las complicaciones, las concepciones filosóficas, las anécdotas simples.

 El teléfono tal como era en sus circunstancias y formas, sin dejar de lado que la falta de él significaba también y mucho y determinaba las historias de vidas de los seres humanos.

 Pulgares arriba amigo Martín.

 Nuestro recomendado.





sábado, 13 de julio de 2024

Las pestañas de Shelley…

 

 

 Tal vez, a las grandes figuras del cine se las llama “estrellas” no por su posición gloriosa e inalcanzable sino por su capacidad de seguir brillando en lo alto después de que han muerto. Siempre nos resistimos a las necrológicas, por eso siempre estamos algo tardes, pero ¿cómo no mencionar a la magnífica Shelley Duvall?

 Su filmografía está al alcance de quien quiera, sus actuaciones: diversas y maravillosas todas (por supuesto, icónica e inolvidable en "El resplandor" de 1980).

 Nos encandiló con sus pestañas en “Volar es para los pájaros” (“Brewster McCloud” de 1970), por eso cuando el mundo vio a Liza Minelli en “Cabaret”, 1972, algo de ese rostro resultaba apasionantemente conocido. Dicen que los de Shelley son los ojos más grandes de la historia del cine y acaso sea verdad.

 Las grandezas del cine nunca mueren…

 

 

viernes, 12 de julio de 2024

Cine: que sea lo mismo…o no…

 


  Si hubiese detractores para este humilde espacio, les diremos que “nos la merecemos” y hasta les damos la razón: ya se sabe que hablamos sin distinguir detalles entre “secuelas”, “precuelas”, “reboot”, y otras formas de re-versionar y que todo lo metemos en “la misma bolsa”. Es solo una manera de simplificar, arbitrariamente por cierto, la forma que tiene Hollywood para darnos más de lo mismo.

  No obstante, ya se sabe también que hay diferencias sustanciales. De todas las formas de re-significaciones cinematográficas estamos más a favor de los “reboot” y las “remake”. Es  que, como dice una afamada de estas tierras: “El público siempre se renueva” y, a veces, no siempre solo a veces, volver a hacer lo que quedó algo envejecido, resulta agradable. “Batman Inicia” (“Batman Begins”, 2005) ha sido una maravilla. En este mismo espacio dijimos más de una vez que “Viaje Fantástico” (“Fantastic Voyage”, 1966) y “El hombre menguante” (“The Incredible Shrinking Man”, 1957) se merecen ya una versión aggiornada. Pero, la mayoría de las veces, y ya lo hemos dicho también, los productores y directores eligen recrear cosas cuya magia y/o pericia es imposible de reproducir nuevamente por más tecnologías que haya. Es el caso de “Los tres chiflados”, (“The Three Stooges”, 21012), “El llanero solitario” (“The Lone Ranger”, 2013), entre tantos otros fracasos meorables. El poder mágico original de esas creaciones difícilmente podrá superarse.

  En definitiva, hay que saber qué hacer de nuevo y qué no.

  Yo no apostaría por una vuelta de “Harry Potter”, aunque en eso se está…

  Y dicho esto, ahora con la excusa de que estaba pensada desde un principio, pero hubo casi un cuarto de siglo de “justificadas” postergaciones, pues tendremos “Gladiator 2” y seguimos en esto de las repeticiones como si la historia de la humanidad no fuese tan grande como dar otras originalidades.

  Cierto es que los creadores de estas re-versiones y secuelas y “más de lo mismo”, cuentan con nuestra complicidad ya que, como cinéfilos que somos, no podremos dejar de tomar el engaño e iremos a verla…




lunes, 8 de julio de 2024

Segundas partes, precuelas o reinicios: todo vale

 Nos repetimos, cuánto lo siento, pero es inevitable. En marzo de este año hablábamos de lo falto de ideas que esta el universo Hollywood si es que tenemos que ver otra “Ghostbusters”, otra “Beetlejuice”, otra “The office”, otra “Escuela de Rock”, otra “La historia sin fin”. Lista a la que ya le podemos sumar sin poder jactarnos de dar primicias: “El diablo viste a la moda”, “Un viernes de locos” (“Freaky Friday 2”), “Karate Kid”, “Highlander”, “Abracadabra” (“Hocus pocus 3”) y podríamos continuar.

 Pecábamos de ingenuidad en nuestra entrada de marzo, solo hablamos de escasez de ideas, pero no es eso tanto como la voracidad económica.

 Sabemos que los creadores lo saben bien. Son excepcionales los films que superaron sus primeras versiones. Saben guionistas, creadores, productores y directores que en el espectador no se logrará lo que se logró con la primera versión, la primera parte, la primera entrega. Pero si el análisis de mercado les dice que habrá una ganancia, pues ahí van corriendo a hacer de nuevo lo que ya se hizo, a continuar lo que no tendría continuación, a estirar lo que poco estiramiento soporta.

 Sustentado eso está nuestro oficio de amantes del cine que nos hace público inevitable en muchos casos.

 Pero de eso hablaremos en otra entrada…


(1976)


(2003)



(prontamente...)

viernes, 28 de junio de 2024

Barry y Sunita, varados en el espacio…

                                      


 De vez en cuando hablamos de misiones espaciales en este blog. Se debe, pura y sencillamente, a una tentación por señalar distancias y similitudes entre la realidad y la Ciencia Ficción

 Estos últimos años han sido una colección de misiones fallidas. ¡Pero vamos, que sin ensayo-error no se logra nada!

 Los astronautas Barry Wilmore y Sunita Williams estaban comisionados para una misión de ocho días y ahora parece que, con suerte y viento a favor (aunque ya sabemos que es metáfora porque viento en el espacio no hay), regresarían en agosto.

 Claro que, el mar de fondo es una competencia entre empresas, en este caso la Boeing vs. SpaceX, propiedad del magnate Elon Musk

 Competencia, rivalidad empresarial, negocios, etc.

 El resto es la ilusión de conquistar el espacio que, por lo visto, está cerca pero muy muy lejos…


https://www.lanacion.com.ar/el-mundo/los-problemas-para-boeing-llegan-hasta-el-espacio-hay-dos-astronautas-varados-en-su-nave-starliner-nid26062024/




 

lunes, 24 de junio de 2024

Las cosas de Tom…



“…venían a burlarse, pero se quedaban a blanquear…”

 Los clásicos siempre se disfrutan. Por alguna extraña razón, nos vinieron a la memoria todas esas cosas que logra el entrañable Tom Sawyer de Twain quien, habiendo sido castigado con la pena de blanquear una cerca de madera, convierte su castigo en ventaja. La triquiñuela consistía en convencer a los amigos que venían a burlarse, de que de él y solo él debía hacer esa actividad tan importante. Así de simple: fomenta el deseo y la tentación de los otros que no solo hacen el trabajo que él debía hacer, sino que le ofrecen a cambio los tesoros que cada uno posee y que son las cosas que Tom consigue al final de la tarea, a saber:

  

. una cometa en buen estado

. una rata muerta y un cordel con que hacerla voltear

. doce canicas

. un fragmento de cítara

. un trozo de botella de cristal azul para mirar a través

. un cañón hecho con un carrete

. una llave que no podía abrir nada

. un pedazo de yeso

. un tapón de cristal de garrafa

. un soldado de plomo

. un par de renacuajos

. seis cohetes

. un gatito bizco

. una manecilla de puerta

. un collar de perro —pero sin el perro—

. un mango de cuchillo

. cuatro pedazos de corteza de naranja y

. un arruinado y viejo bastidor de ventana…


 A tu salud, amigo Mark Twain